Chema Martínez

Soy un cursi y un romántico, y estas cosas me emocionan. 🙂

En la etapa de ayer del Maratón de Sables, Chema Martínez, tuvo un gesto que afianza lo que siempre ha demostrado, una nobleza digna de mención.

Un tipo que ha ganado como profesional lo que ha ganado, que ha sido mucho, llega a meta de la mano con su principal rival en la carrera, y que él mismo además cita como compañero. el marroquí El Akad.

Este tipo de actitudes en la competición, son las que demuestran que la esencia del deporte es eso, respetar y tratar a tus contrincantes como un compañero más que está en tu misma situación y que independientemente de que quieras ganar, hay otros valores más importantes.

Cuando nos ponemos un dorsal, a todos nos gusta ganar, pero el fin nunca justifica los medios.

Muchos pensaréis que es fácil ser “tribunero” con ciertas cosas, que Chema ya no es profesional y que se puede permitir estas licencias, pero seguramente él quiere ganar igual que todos, si no fuese un ganador nato, no hubiese triunfado en su etapa como profesional. Cuantas veces hemos visto a gente disputando ese sprint en la línea de meta para pasar delante de otro y quedar en la clasificación en el puesto 1405 en lugar del 1406, gente que te ignora cuando tienes un problema mecánico en carrera o incluso antes de salir (“este ha pinchado, uno menos”), golpes evitables e innecesarios en la natación de un triatlón….

La carrera por etapas pondrá a cada uno en su lugar, ganará Sables el que sea más fuerte, pero para mi Chema ha vuelto a vencer.

2017-11-22T15:06:44+00:00abril 12th, 2016|Entrenador Personal, Running|

About the Author:

Leave A Comment

This website uses cookies and third party services. Ok