Nueva temporada, nuevos retos

Nueva temporada, y nuevos retos, como no podría ser de otra manera.
En la primera parte de esta, el fran zurdo’s team tenemos planteados varios proyectos ilusionantes.

El primero que nos llega es Nacho y su Maratón de Burgos el 9 de Octubre, con el objetivo de bajar de las 4 horas. No es el primer maratón que corre, pero si el primero que hace con un objetivo claro, lo cual siempre suma incertidumbre y ansiedad los meses de preparación. El saber que puedes con la distancia, pero no tener claro si serás capaz de correr a un ritmo concreto tantos kilómetros, nos mete el miedo en el cuerpo y podemos tener la tentación en carrera de no sufrir más de la cuenta siendo conservadores en el planteamiento.
Antes de salir, si interpretamos correctamente los datos que nos aportan los entrenamientos diarios, seremos capaces de plantear un ritmo de carrera óptimo sin miedo a equivocarnos, y como consecuencia de ir más rápido de lo debido, acabar en desastre. Por ese motivo, no hay que agobiarse, porque la marca la tenemos en nuestras piernas. Solo hay que seguir el guion de carrera que plantea el entrenador, para que esta sea un éxito.
Si vamos a ser capaces de bajar de una marca concreta, lo sabremos casi con toda seguridad antes de salir a competir.
A Nacho le queda un mes de dolor de piernas intentando conciliar vida familiar, trabajo y pasión por el deporte. Esto le lleva a levantarse a poco más de las 5 de la madrugada para poder hacer su entrenamiento antes de ir a trabajar. Algo digno de elogio. Una vez más, quien quiere, puede.

Después tenemos a Jon, que va a por su segunda Behobia. Intentará bajar la marca del año pasado y aunque no me lo ha dicho, se que su objetivo pronto acabará siendo el maratón, posiblemente el de su ciudad, San Sebastián, pero eso ya llegará, y ahora queda entrenar a ritmos fuertes para liquidar la ya buena marca conseguida el año pasado.

Y para terminar el año y la primera hornada de pruebas de otoño, acabamos con el que hemos bautizado como el “proyecto boquerón”. Joaquín, Pedro, Beatriz (mi santa esposa, también conocida como micromachine) y Javier, se enfrentarán al Maratón de Málaga el primer fin de semana de diciembre.
Siempre es bonito viajar para competir (o competir para viajar, según ser mire), pero si se hace con un grupo de amigos, a una ciudad maravillosa y con un clima y recorrido excepcionales, no puede haber otra que disfrutar. Viajaremos 4 familias para animar a los que compiten y después celebrar por todo lo alto, lo que seguro será un éxito. El post pescaito rico está asegurado.
El grupo es diverso. Joaquín y Pedro son nuevos en la distancia. Estamos teniendo un recorrido largo, con lesiones inoportunas, pero que con fuerza de voluntad están solventando.
Javier (nuestro Beiti) va a por su segundo maratón, y como no, si se puede mejorar marca, mejor que mejor.
Y Beatriz, mi debilidad por motivos obvios. Solo ella y yo sabemos el encaje de bolillos que tiene que hacer para sacar adelante los entrenamientos día tras día (esto es común en la mayoría de populares). No he conocido a nadie con su capacidad para los entrenamientos a ritmos agónicos. Es capaz de hacer series al 100% de sus pulsaciones máximas. Cuando veo las gráficas que da su pulsómetro, me impresionan. Va a por su tercer maratón después de correr en Sevilla en 4:08.

Hay algo común en todos, los altibajos durante la preparación, sobre todo anímicos, en ciertos momentos no creer en uno mismo, no tener claro por qué queremos correr un maratón, con el sacrificio que supone el entrenamiento planteado, etc. Pensamientos negativos nos vienen a visitar de vez en cuando que nos provocan miedo (aunque no lo queramos reconocer) y desmotivación. Cuando empezamos a ser conscientes de la dificultad de la consecución del reto, es cuando más surgen las dudas, pero lo que tenemos que tener claro es que si no fuese complicado, no sería un reto para nosotros. La importancia del objetivo es directamente proporcional a su dificultad, de ahí que suponga una motivación el conseguirlo. Por eso cuando surjan las dudas, lo primero que tenemos que pensar es que somos capaces de vencer la pereza, sacar tiempo donde no lo hay y superar lesiones, con sacrificio y fuerza de voluntad, lo cual nos tiene que llenar de orgullo.

¡Vamos a por los retos, que son muchos y bonitos!.

2016-09-09T09:57:50+00:00septiembre 9th, 2016|Entrenador Personal, Running|

About the Author:

Leave A Comment

This website uses cookies and third party services. Ok